¿QUÉ SON EVIDENCIAS DE APRENDIZAJE?

Cuando nos referimos a “evidencias de aprendizaje” estamos hablando de las producciones o trabajos de los niños y niñas tangibles o intangibles, a través de los cuales podemos observar e interpretar lo que es capaz de saber hacer el niño o la niña respecto de sus competencias.

¿QUÉ SIGNIFICA VALORAR LA EVIDENCIA?

Valorar la evidencia significa contrastar los aprendizajes que demuestra el niño con los criterios establecidos   – que se encuentran en los instrumentos de evaluación – los cuales permiten identificar el nivel de progreso del aprendizaje con relación a la competencia. Estos instrumentos pueden ser listas de cotejo, escalas de valoración, rúbricas, entre otros.

¿PARA QUE SIRVEN LAS EVIDENCIAS?

Según el CNEB, para retroalimentar nuestro trabajo como docentes y mejorar nuestra practica pedagógica, permitiendo corregir o ajustar la enseñanza misma.

Para realizar una retroalimentación efectiva al estudiante comparando el estado actual de su desempeño con el nivel esperado de la competencia al final del ciclo y establecer la distancia existente (valoración del desempeño)

¿Qué ME PERMITE RECOGER EVIDENCIAS?

Contrastar los aprendizajes que demuestra el niño con los criterios establecidos, los cuales permiten identificar el nivel de progreso del aprendizaje en relación a la competencia.

¿CÓMO HAGO LA CONCLUSIÓN DESCRIPTIVA?

¿Qué son las conclusiones descriptivas?

  • Las conclusiones descriptivas son el resultado de un juicio docente basado en el desempeño demostrado por el estudiante, en las diversas situaciones significativas planteadas por el docente. Dichas conclusiones deben explicar el progreso del estudiante en un período determinado con respecto al nivel esperado de la competencia (estándares de aprendizaje), señalando avances, dificultades y recomendaciones para superarlos. En ese sentido, no son notas aisladas, ni promedios, ni frases sueltas, ni un adjetivo calificativo.
  • Es importante que estas conclusiones se hagan a través de docentes con base a evidencia variada y relevante del desempeño del estudiante recopilado durante el periodo de aprendizaje a evaluar. Este análisis debe centrarse en los progresos del aprendizaje de cada estudiante en relación al nivel esperado.

Para elaborar una conclusión descriptiva necesitamos:

  • Tener evidencias suficientes que nos permitan emitir un juicio del proceso aprendizaje. ¿Cuántas evidencias necesitamos para dar cuenta del desarrollo de una competencia?
  • No esperemos encontrar descripciones iguales entre nuestros niños, aunque tengan la misma edad y hayan vivido experiencias similares, cada niño o niña tienen procesos de desarrollo y aprendizaje particulares.
  • En las descripciones se pueden encontrar aprendizajes que corresponden a mas de una competencia, ello nos da cuenta de la integralidad del desarrollo del niño o niña.

Registro de observaciones del niño Santiago Díaz Martínez

Edad: 1 año 8 meses

Periodo: 3er bimestre

Nivel I del desarrollo de la competencia (estándar): Construye su identidad.

Construye su identidad al tomar conciencia de los aspectos que los hacen único. Se identifica con alguna de sus características físicas, sus gustos, disgustos e intereses, su nombre y los miembros de su familia. Participa en sus cuidados personales y en diversas actividades desde su iniciativa y posibilidades. Busca y acepta el consuelo y compañía de su adulto significativo cuando se siente vulnerado e inseguro, así como cuando algunas de sus acciones afecta a otro.

COMPETENCIA: CONSTRUYE SU IDENTIDAD
Primer registro

Fecha: 12/07/2018

Segundo registro

Fecha:20/08/2018

Tercer registro

Fecha:24/09/2018

Conclusión descriptiva de la competencia

Fecha: 25/09/2018

Durante el cambio de ropa y de pañal Santiago se muestra disponible y colaborador.

Cuando le cambiamos de pañal, nos ayuda a botarlo en el basurero y luego de lavarse las manos siempre nos pide cerrar el caño “Yo solito”, nos dice.

Al cambiarse de ropa le damos la opción de  elegir su polo. Santiago eligió el que más le gusta y señalando la prenda dice: “Santiago”. A lo que respondo: “Si Santiago, este polo es tuyo, tu mamá lo ha traído para ti”. En ese momento entablamos un pequeño diálogo

-Santiago: Mío polo

-Sí, ese polo es tuyo

-Santiago: ¿Mamá?

-Sí tu mamá nos lo ha dado para ti.

Santiago muestra una gran sonrisa, por lo que le dije: “Te veo  contento con tu polo, tu mamá te quiere mucho”

Santiago abraza y besa su polo.

Santiago llega al aula y se despide afectuosamente de su mamá. Deja en el suelo su chompa se va a jugar dando pequeños saltos. Valentina recoge la chompa con la intención de dármelo. Santiago se percata y empuja a valentina y le grita “No, mío, Santiago”. Y le arrancha la chompa.

Valentina llora y me abraza. Santiago sale corriendo y se esconde debajo de la mesa, no quiere que nadie lo mire.

Después de atender a Valentina, me acerco a Santiago y le digo: Te has enojado con Valentina.

Santiago dice: “sí” y pone cara de molesto

Le digo: “te has asustado cuando la empujaste y lloró”

Santiago me mira sin decir nada.

Intervengo diciéndole que él puede estar molesto pero que no vale empujar.

Que eso no le hace bien a él ni a Valentina.

Santiago llega contento por lo general, se despide de mamá con afecto y guarda su chompa.

Entra al aula dando saltitos y se va a jugar eligiendo los materiales que desea. Muestra preferencia por el carrito rojo. En las ocasiones que no lo encuentra suele buscarlo con persistencia. Esta vez Mateo tenía el carrito. Santiago se lo pide lloriqueando, pero no intenta quitárselo.  Mateo le dice “No”. Santiago se queda llorando y se sienta en el piso. Después de un tiempo se levanta y se va a jugar con otra cosa.

Santiago se muestra seguro y autónomo en las actividades que realiza. Desde su iniciativa suele elegir el espacio y los materiales con los cuales juega y explora.

Dice su nombre y responde cuando lo llamamos, demostrando así, que se identifica con su nombre. Además, expresa lo que le gusta o le disgusta con gestos o palabras dando a conocer sus preferencias. En las actividades cotidianas y de cuidado, colabora y empieza a expresar su deseo por hacer las cosas por sí mismo como comer solo, cerrar el caño cuando se lava las manos, sacarse las medias, etc.  En ocasiones puede frustrarse cuando no consigue lo que desea. Se molesta y no acepta que se le acerquen, en esos casos requiere de un tiempo que le permite procesar su emoción para reiniciar el juego o la actividad que había emprendido.  Sugerimos que en casa ante estas situaciones pueda brindársele el tiempo que requiere, para luego acompañarlo y poner palabras a la emoción vivida.

Expresa sus emociones y las muestra con gestos corporales (da pequeños saltos cuando está contento, frunce el ceño, cruza los brazos). En algunas ocasiones ha expresado su enojo con un empujón o manotazo ocasionando el llanto de algún compañero. Frente a ello suele asustarse de su propia reacción, buscando protección del adulto.  En estos momentos contenemos su emoción y conversamos sobre lo sucedido para que pueda ir encontrando otras formas de expresar su enojo

Si te gustó nuestra publicación compártelo en tus redes sociales.

También te invitamos a unirte a nuestros grupos de facebook:

Educación Inicial

Mundo Inicial

Maestras Jardineras

Educación Inicial – Perú

Maestras de Educación Inicial

Educación Inicial EIB

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *