Por qué y cómo enseñar matemáticas desde el jardín de infantes

La Lic. Adriana Castro, especialista en educación matemática en el nivel inicial, recuperando experiencias y proyectos realizados en algunos jardines, nos explica el por qué y cómo enseñar matemáticas desde el jardín infantil.

Quizás contradiciendo algunos prejuicios en torno al aprendizaje de esta disciplina, Castro sostiene que las niñas y niños en la educación inicial “tienen mucha curiosidad por las letras, los números y las formas geométricas. Son bastante interesados en preguntas abstractas: si existe un numero con infinitos ceros, ¿cuántos ceros puede tener el número más grande que te imagines? Tienen ideas hasta filosóficas de la matemática”.

Por lo mismo, apunta que es una etapa importante para no adelantarlos a la escuela primaria “tapando un universo de posibilidades, de pensamientos propios” sino que “la idea es poder hacer una aproximación más sistemática a esas ideas tratando de favorecerlas, de incentivarlas”.

Entonces, ¿por qué matemática en nivel inicial?

El estudiante de matemática se puede formar en la primaria como estudiante, pero si nosotros lo acercamos un poco antes con una experiencia que sea adecuada a su edad, no hiperformalizada, sino interesante, respetando sus ideas y su universo fantástico, entendemos que sí, los niños tienen altas posibilidades de tener mayor atención e interés con respecto a ésto. Yo estoy convencida de que todos pueden aprender matemáticas, algunos pueden ser mejores, otros no tanto, pero todos tienen derecho a pasar por una experiencia placentera e interesante.

Y en ese marco, ¿por qué es importante la didáctica de la matemática?

La didáctica de la matemática es una disciplina científica que viene haciendo su cúmulo de cocimientos desde hace más de 30 años. Surge como un desprendimiento de la matemática con el interés de que la ciencia misma produjera didactas. No se tiene que entender como aquella área de la matemática que hace más linda o más fácil la matemática, sino que la entendemos como aquella ciencia que piensa las condiciones más adecuadas para que los sujetos aprendan. O sea, la interacción entre enseñanza y aprendizaje de un objeto matemático.

¿Cuáles son los desafíos del proceso de enseñanza-aprendizaje de la matemática en el nivel inicial?

El desafío nuestro no está puesto en los conocimientos, como podría ser en una matemática avanzada. Tenemos la aspiración de que sea una experiencia formativa pero, obviamente, nuestro mayor desafío son las herramientas de enseñanza. O sea, cómo podemos hacer que un niño muy pequeño se interese, que tenga una experiencia agradable y que no desconozca su edad y sus intereses.

¿Qué lugar ocupa el juego en esta formación?

Es muy importante que la experiencia que podamos construir en estas edades sea con elementos lúdicos. Los chicos tienen que tener sus primeras aproximaciones a los números, a las propiedades geométricas, fomentar el creciente interés en números más grandes y eso, obviamente, tiene que tener un formato en el que se incentive a pensar esas cosas. Y los formatos lúdicos son ideales, particularmente, los juegos con reglas; pueden tener o no soportes digitales. 

¿En qué consiste la propuesta de la formación?

La idea es que podamos entender aquellas construcciones didácticas, lúdicas, de juego, desde una mirada más compleja porque si no, se trata de darle juegos a los chicos y la idea no es esa. Construir condiciones para que el otro aprenda. Y cómo hago para que el chico pueda evolucionar, abandonar una idea errada, pero con construcciones propias y de intercambio con los compañeros.

Fuente: fcedu.uner.edu.ar


Si te gustó esta publicación compártelo en tus redes sociales y déjanos un like en nuestro fanspage: https://web.facebook.com/MundoInicial/
Únete al grupo: https://web.facebook.com/groups/mundoinicial/